Seleccionar página

Autor: Pablo Córodba
Hay situaciones en la vida que son inevitables y otras que no se pueden modificar. Entonces, ¿para qué continuar con las quejas?:
«Si no me hubiera accidentado… Si tuviera empleo… Si fuese sano… Si no estuviera en silla de ruedas…» ¡Basta de vueltas! ¡Cansas a todos con tus quejas!
Si quieres puedes conocer el libro al que pertenece esta reflexión haz click aquí