Seleccionar página

Autor: Pablo Córdoba
Fuente: www.pablocordoba.com
Un Vía Crucis protagonizado por una abuela y sus nietos. Ideal para leer a los hijos, a los nietos o a los alumnos de la catequesis.
«La abuela le pide que la acompañe a la Iglesia.
Qué aburrido! –piensa Dalma, la nieta adolescente; pero, al recordar que están en Semana Santa, decide ir.
–¡Vamos! –grita Matías, de ocho, que ve en la invitación una ocasión para atrapar palomas en el campanario.
Es una tarde fría. El cielo está nublado.
Llegan a la Iglesia. Un candado avisa que está cerrada. La abuela les indica ir por el lateral; seguro que, la puerta estará abierta.
Entran por la parte trasera. No hay nadie adentro.
–¿Qué les parece si rezamos el Vía Crucis?
–¿Qué es eso? –pregunta Matías .
–Es recorrer, siguiendo estos cuadritos, el camino que hizo Jesús llevando la Cruz, hasta su muerte –responde su hermana.
El niño se para frente al primer cuadro y lee: “Jesús es con–de–na–do”. Mira a las mujeres y con picardía pide una explicación.
La nona hace un gesto de complicidad y comienza con el relato:
¡Deseo Recibir Completamente GRATIS este Relato de Semana Santa en mi casilla de Correo!