Seleccionar página

“Me dieron ganas de compartir esta carta que le escribí a mi hijo mayor hace unos años” –me decía Hernán en un mail cuando me envío esta carta que hoy comparto contigo.
A nuestro querido hijo:
Primero que nada, gracias, gracias por habernos hecho padres, gracias por ser la primera gran muestra del amor que nos une. Gracias por darnos la posibilidad de criarte, de quererte, de amarte. Gracias por hacer que nuestras vidas dependan de ti, como aquel guardia que vive para cuidar el tesoro más deseado.
Hoy, no podemos dejar de recordar los momentos tan hermosos que significaron criarte, somos conscientes que no fue una tarea fácil, pero, la inmensa alegría que significaba estar a tu lado cuando crecías, no tiene comparación, y sólo con eso, todo lo demás quedaba en la nada, sin significado.

Hoy, tu vida está cambiando, tu cuerpo está cambiando, la niñez que vas dejando atrás, y la pubertad con la fuerza de lo nuevo, luchan a diario tratando de dominarte, es por eso que te pedimos que no aflojes, todo tiene su tiempo, todo llega, la vida tiene momentos para todo, sólo hay que saberlos aprovechar y valorar, para con cada uno de ellos, ir formándote como persona de bien.
Hoy, tu vida está luchando, tu mente está cambiando, tus ideas no se aclaran, y eso hace que tus cosas no marchen de la mejor manera, pero es por esto, que Dios nos puso en tu camino, para ayudarte, para guiarte, para apoyarte, para amarte, para mimarte…
Hoy, tu vida está marchando, tratas de no perderte de nada, pero cuidado, no es cuestión de dejarse llevar por todo lo que pasa a tu lado, tienes que saber aprovechar lo aprovechable y diferenciar lo que puede ser malo, para estar atento a las tentaciones que tanto daño pueden hacerte.
A la vida hay que vivirla, pero vivirla bien, tratando de llevarla sin sobresaltos, teniendo en claro lo bueno y lo malo, y si no es así, sabes que en tu casa, un par de buenos amigos te estarán esperando siempre, toda tu vida… para guiarte, para aconsejarte, para amarte, para mimarte…
Papá y Mamá.
Hernán y su familia están radicados en EE.UU. Si lo deseas puedes dejar un mensaje para ellos acá.