Seleccionar página

 
Si la semilla no cae en tierra y desaparece…
no germinará. Encuentra en tus esperas
oportunidades para germinar.
Si la situación fue inevitable y es imposible
de modificar. ¿Me puedes decir para qué te quejas tanto?
Si lo que estás buscando es consuelo.
Recuerda que el verdadero se encuentra en Dios.

Si este pensamiento te gustó, te gustará más aún el libro de donde lo saqué
«Cómo Recuperar la Esperanza» conócelo haciendo click

Pablo Córdoba.