Seleccionar página

Podrías unir tu dolor al de Cristo. Mezclar tus lágrimas con las suyas.
Alzar con Él tus ojos y buscar, en la mirada del Padre, tu consuelo.
Pablo Córdoba.
Recomienda este sitio a tus amigos.