Seleccionar página

Autor: Pablo Córdoba
–Sigo sin entender por qué hizo eso -pregunté desconcertado.
–Cristo se enamoró de todos los hombres y no se quiso ir. Prefirió quedarse entre ustedes bajo la apariencia de un trocito de pan para que, teniéndolo entre tus manos y en tu boca, te atrevas a tratarlo, a convertirlo en tu alimento. De esa manera cualquiera puede llegar a hacerse una sola cosa con Él.
–¡Qué bárbaro! Un Dios que se mete dentro de una hostia y se deja comer –le confesé sorprendido.
–Y por amor se deja comer una y mil veces. En cada Misa vuelve a repetirse el milagro de la transubstanciación para que, en cada comunión, el hombre pueda verse fortalecido y divinizado con la hostia consagrada.
–¿Y eso qué es?
–Es una hostia en la que está Cristo presente. Un pedazo de pan sin levadura, que un sacerdote, en nombre de Cristo, la convierte en su Cuerpo y en su Sangre a través de las palabras de la consagración.
-Me cuesta creer que el sacerdote tenga tanto poder.
–No, no lo tiene –respondió la Fidelidad. Quien hace el milagro sigue siendo el Hijo de Dios, utilizando la voz y las manos del hombre que celebra la Misa.
–¿Eso significa que el milagro de la transus… se realiza en la Misa?
–Transubstanciación, con b en el medio… Se produce cuando el sacerdote eleva la hostia y el vino, y pronuncia las palabras que Cristo pronunció…
¿Querías encontrarlo? Allí está, en la Parroquia de tu barrio, en la Catedral de tu ciudad, en la Capilla del colegio, cerca de tu lugar de trabajo, repitiendo al alcance de tus ojos el milagro de la última cena. Está en ese sacerdote joven que tú conociste de niño, en ese viejo cansado y con mal aliento, en ese cura que también comete errores; pero que, cuando levanta la hostia para consagrarla, deja de ser él para decir: “Este es mi cuerpo y esta es mi sangre”. Usando la voz y las manos del sacerdote es el mismo Cristo quien realiza el milagro.
¿Querías encontrarlo? Ya sabés dónde está. Ve a buscarlo, que emocionado por tu presencia, se dejará encontrar. Pablo Córdoba.

Del ebook: Cristo quiere que lo beas (con b)
Colección: Parate y Pensá


 

Me Gustaría Recibir Completamente GRATIS el «E-Curso: Claves para Ser Feliz»