Seleccionar página


Tengo 40 años. Soy argentino, actualmente vivo en Córdoba, junto a mi esposa y mis tres hijas.
En 1988 fui estudiante de intercambio en Alaska – Estados Unidos. Allí cursé un año escolar en el Juneau – Douglas High School. En las clases de teatro compuse un monólogo, protagonizado por un joven que, luego de haber fallecido, regresaba para dar un mensaje de esperanza a sus seres queridos.
Había llegado el tiempo de regresar y yo, debido a una crisis económica familiar, no contaba con mi ticket de regreso. Angustiado tomé mi bicicleta y fui hasta la playa, allí le pedí a Dios que me ayudara a conseguir el dinero para comprar mi ticket a Córdoba.
Esa misma tarde presenté mi monólogo en un concurso teatral en el colegio donde asistía. La obra resultó ganadora del Primer Premio. Luego se me explicó que el concurso era organizado por el padre de Tomás un joven universitario amante del teatro que, veranos atrás, había fallecido en un accidente.
El galardón era una importante suma de dinero. Justo la cantidad que me faltaba para completar mi ansiado ticket. De este modo y, gracias a la generosidad de aquel padre, yo conocí la caricia providencial de mi Padre del Cielo.
Ya de regreso en Córdoba, intenté dejar por escrito aquel monólogo. Comencé a escribir y, una palabra llamó a otra palabra, una idea a idea y, un personaje a otro. Parecía que no podría dejar de escribir. Al cabo de varios años de trabajo, aquel monólogo de diez páginas era una novela de doscientas.
Años después la novela se había convertido en la Colección Parete y Piensa. 19 pequeños libros de lectura rápida que, pasando de mano en mano, han ayudado a miles de personas y que hoy, gracias al esfuerzo de varias personas, hoy está al alcance de tus manos.
Contacta a Pablo Córdoba
contacto@pablocordoba.com
Skype: pablocordoba.com