Seleccionar página

El mensaje llegó firmado por Guido y Susana, un matrimonio que llevaban más de diez años esperando un hijo que no llegaba. ¡Diez años! ¿Qué podría hacer por ellos, yo que jamás he vivido una espera tan larga y creo que, no la soportaría.
Sabía que para ayudarles lo mejor sería estar en Gracia. Es decir confesado. Un acto que venía retardando por vergüenza. Por vergüenza de confesar una y otra vez lo mismo. Pero si quería ayudar lo mejor sería… Así que fui a confesarme.
Me estaba despidiendo cuando veo sobre la mesa un boletín. Era el último. Pregunté y el cura me dijo que podía llevarlo. Es sobre don Álvaro –me dijo.
Tengo una situación especial le dije al mencionar sobre la espera de mis amigos. “Quién mejor que don Álvaro –me respondió. No has visto la cantidad de niños, de edades similares, que llevan su nombre. Es verdad -le contesté.

Para esto están los santos, para insistir ante el Padre por milagros. Afortunadamente, había dado con alguien con mucha experiencia en la materia en despertar embarazos y destrabar trámites de adopción.
Volví a casa convencido de que algo grandioso estaba por comenzar. Al día siguiente me decidí a abrir esta nueva Categoría: El hijo muy deseado. Un lugar de encuentro para esposos y amigos dispuestos a pedir “el MILAGRO” con oración.

El espacio está consagrado a don Álvaro del Portillo. Para pedir por el MILAGRO utilizaremos una sencilla oración dirigida a don Alvaro. En la oración misma iremos agregando los nombres de aquellos matriminios que esperan un hijo muy deseado. De manera que todos rezaremos todos por todos.

Aclaración importante: Como responsable de este espacio dejo expresado que, en lo referente a Métodos de Concepción me remito en todo al decir de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Pero no por eso dejaremos de rezar por quienes han optado métodos no aconsejados por la Iglesia.
Quiero sumarme ahora con mi oración o sumar un nombre a la lista.
Quiero sumarme a esta obra haciendo una donación de dinero