Seleccionar página

Para ser feliz, tendrás que aprender a convivir
con esa cuota de dolor, que Dios permite que padezcas.
Pablo Córdoba.
Si te parece que puede ayudarles recomienda este sitio a tus amigos.