Seleccionar página

1. ¿POR QUÉ CREER?

Pablo:
Ya no sé ni en que creer porque es un control absoluto que las instituciones tienen en nombre de dios, ¿por qué no podemos acceder y conocer la poca verdad que se nos niega? ¿Ustedes creen que si dios vino para mostrarnos la verdad de todo con sus enseñanzas? ¿Por qué sus seguidores la han cambiado a su conveniencia? Ese es mi gran rencor ante las religiones.
Pablo, quisiera que me brindaras tu punto de vista sobre esto. Te lo agradecería mucho.

Querido amigo:

Luego de analizar tu pregunta y después de haber leído sobre este tema he llegado a la conclusión de que hay dos motivos fundamentales por la cuales creer:

El primero, y para mí el más fuerte de todos, es simplemente: CREER POR QUE SE ME DA LAS GANAS. Tan solo por que quieres creer y punto. Así como crees que tu madre es tu madre. Y punto.

El segundo motivo es CREER por que VALE LA PENA CREER. Personalmente estoy convencido de esto. Todo cambia cuando uno tiene fe, cuando uno cree hay un Dios creador, que a su vez es tu Padre y, lo mejor de todo: es creer que ese Padre te ama infinitamente.

Cuando adolescente le pregunté a un sacerdote ya muy anciano, cuál sería su reacción si, al morir, se enteraba de que todo en lo que había creído era mentira. Él, con una sonrisa mucho más joven que la mía me respondió: No me importaría, estoy muy feliz de haber creído en lo que creí aunque fuera mentira.

Han pasado más de veinte años de este hecho. Yo no he olvidado la sonrisa de un hombre que vivió una vida a pleno, tan simplemente por haber creído.

El resto: sobre el “poder” que instituciones como la Iglesia católica ejercen sobre los hombres ocultando supuestas verdades liberadoras… y, que los seguidores de Cristo han deformado todo, no son más que “medias verdades, convertidas en verdades absolutas para que tú y yo nos alejemos de Cristo y de su Iglesia.

De todos modos, en el supuesto de que estas ideas fueran ciertas: QUÉ?

Prefiero llegar a viejo con una sonrisa tan joven y resplandeciente como la de aquel anciano que me demostró que VALE LA PENA CREER y si es necesario, simplemente POR QUE SE ME DA LAS GANAS.
Gracias por tu pregunta y por la oportunidad de renovar mi fe y espantar el fantasma de las dudas. Pablo Córdoba.