Seleccionar página

Autor: Pablo Córdoba
Fotografía: Ronan kohn
Transitaba por ese tiempo en el que uno debe tomar decisiones que serán para toda la vida. Una pregunta rondaba mi cabeza sin que le pudiera encontrar respuesta: ¿Qué me tendría Dios reservado? ¿Quería acaso que me quedara soltero?
adri.jpg
Estaba casi seguro de mi vocación era matrimonial, quería formar una familia, pero no tenía con quien iniciarla. ¿Sería esta una señal por la que me pedía que cambiara de idea? ¿Debía cambiar de planes, postergar mis sueños y ser soltero?
Aquella tarde le hice a Dios una apuesta. Si yo perdía, iría a la prédica que ofrecían para universitarios. Afortunadamente perdí. Cumplí mi promesa y fui a la prédica.
Acepté la propuesta del Cura y me confesé. Allí le conté mi situación y el motivo de mi angustia: ¿Cómo encontrar, a mi edad, la mujer que Dios me había preparado?
Con la certeza de que su consejo no fallaría me dijo: “Busca una imagen de la Virgen, arrodíllate frente a ella y dile con el corazón: Madre, te doy mi corazón: Haz con él lo que quieras”.
Eso fue lo que hice al acabar nuestra plática.
Esa misma noche, yo conocí a Cecilia. Años más tarde entramos juntos a la Iglesia para unirnos en matrimonio. Un año después nació nuestra primera hija, Guadalupe y al año siguiente, Rocío.
Si estás buscando respuesta a la misma pregunta. Busca una imagen de la Virgen, arrodíllate frente a ella y dile con el corazón: “Madre, te doy mi corazón: Haz con él lo que quieras”.
Decídete a poner los medios: una buena confesión, un retiro vocacional, la elección de un director espiritual, un llamado telefónico, una cita, un mail…
Ingresa a Comentarios y deja por escrito una presentación personal, con lo más relevante. Habla de lo importante: de tus sueños, tus proyectos, comenta de tu vida interior, tus anhelos. No olvides de dejar tu mail y de mencionar tu país, para que otros solteros que buscan te contacten.
Recuerda que los mejores tiempos son los que están por venir. Y por favor, no caigas en el desánimo. ¡Vive Feliz tu tiempo de soltero!