Seleccionar página

Después de las tormentas siempre llega la calma. Luego del sufrimiento, el consuelo; esa paz que en los momentos de angustia uno tanto añora. ¡Sé paciente! No desespere, ¡siempre llega!

Tras el paso del arado, la tierra se renueva. Luego de la molienda, el grano se hace harina. Después del trapiche, la uva se convierte en vino. Parecido ocurre con el dolor: es arado que produce fertilidad, molino que purifica y trapiche que transforma.
Cuesta asumir el dolor, superarlo y hacerlo propio. Pero el perfume de su flor… ¡bien vale el esfuerzo! ¿No te gustaría sentir su aroma?
Esta mini-reflexión fue tomada del libro: «Cómo Ser Feliz en tu Vida». Una historia atrapante, donde te encontrarás cara a cara con la Felicidad y a través del protagonista, le podrás hacer aquellas preguntas que siempre quisiste hacer sobre la felicidad. Pero mejor, comienza ahora mismo a leer el libro, haciendo clic aquí.