Seleccionar página

«Mira el pesebre. Detente por un momento en José. Es un hombre como tú, como yo, que tiene las mismas preocupaciones que nosotros.

Un hombre que supo llevar con su trabajo el sustento para su familia.
Pidelé que te de una mano, que te ayude a sacar adelante tu trabajo, a ser constante y un hombre virtuoso.

Acude a José, aquel carpintero que tuvo bajo su responsabilidad el cuidado material del Niño.