Seleccionar página

“Comienzan a buscar un lugar donde dormir pero no lo encuentran. José se esfuerza por ubicar a sus parientes. Dan con algunos, aunque nadie reconoce en el hombre de barba al niño que alguna vez jugó en su casa. Ante la desconfianza, buscan excusas y le cierran las puertas a los inoportunos viajeros…
Hoy están golpeando tu puerta, ¿vas a buscar excusas para decirles que no?