Seleccionar página

“Llegan al portal. Él se encarga de la limpieza. Por las dudas se adelante el parto, le hace al Niño un pesebre.

La Virgen, hace que el lugar huela a pimpollos frescos.

No hay como una buena confesión para dejar el alma en condiciones para recibir al Niño.

Pablo Córdoba

Tu amigo escritor