Seleccionar página

 
–Tampoco es cierto que, por escape a la mente humana, Dios sea un misterio completamente desconocido. Hay muchas cosas que el hombre conoce, pese a no comprenderlas. Por ejemplo que Dios es uno y trino a la vez.
–¿Y eso qué significa? –le pregunté.
–Significa que Dios es uno y único, y que en Él hay tres personas diferentes: Padre, Hijo y Espíritu Santo. No se sabe cómo es posible que pueda ser uno y tres personas simultáneamente. Es un misterio.
Pero esto no significa que el hombre no pueda conocer otras cosas de Dios.
–No entiendo.
El hombre conoce muchas cosas de Dios, pese a que no las comprende, por que le han sido reveladas. El misterio de la Santísima Trinidad, es una de ellas. Una verdad revelada por Dios para que los hombres lo conocieran y creyeran en Él.
No me parece razonable creer en cosas que uno no puede comprender.
–Así como es lógico que un niño recién nacido no entienda cuál es la relación amorosa que une a sus padres; también es lógico que un ser limitado, como el ser humano, no comprenda que su Padre es trino y uno a la vez –me respondió la Fe.

–¿Qué tiene que ver la Santísima Trinidad?

–El hecho de que el niño no entienda cómo es la relación entre sus progenitores no quiere decir que ellos no sean sus padres.
–¿Y?
–Puesto que el niño no puede comprender la existencia de sus padres; tampoco puede negar que existan. Pensar que sus padres no existen, debido a que él no los conoce o no los comprende…
–Sería un absurdo.
–Aunque no hayas entendido el cómo y el porqué, jamás has dudado de que tus padres son tus padres simplemente porque ellos te lo dijeron. Con Dios pasa algo parecido. Él fue quien le dijo a los hombres que es Dios y fue quien dijo que Cristo es su hijo… Cristo fue quien dijo que Dios es uno y trino.
–No me parece “tan” razonable creer…
 
Tu momento de reflexión:
A ti qué te parece: ¿no te resulta razonable creer en aquello que sale de los labios de Dios? ¿O a vos también, te parece irracional, creer en cosas que no podés entender?
Si lo deseas, puedes comenzar a leer el libro ahora mismo, haciendo click aquí
Pablo Córdoba
Tu amigo escritor