Seleccionar página

A don Álvaro del Portillo pidiendo por el hijo muy deseado.

Dios Padre misericordioso, que concediste a tu siervo Álvaro, Obispo, la gracia de ser Pastor ejemplar en el servicio a la Iglesia y fidelísimo hijo y sucesor de San Josemaría, Fundador del Opus Dei: haz que yo sepa también responder con fidelidad a las exigencias de la vocación cristiana, convirtiendo todos los momentos y circunstancias de mi vida en ocasión de amarte y de servir al Reino de Jesucristo; dígnate glorificar a tu siervo Álvaro, y concédeme por su intercesión el milagro de que los esposos cuyos nombres figuran debajo, puedan ser papás naturales o por adopción, pronto. *1

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.