“DEJEN QUE LOS NIÑOS VENGA A MÍ.”

Aquí estamos Señor, con un nudo en la garganta y preguntas en el corazón.

No comprendemos lo sucedido. Las explicaciones no alcanzan, para llenar el lugar del hijo que se “perdió”.

Confiamos en tu sabiduría y te reconocemos como Señor de la Vida. Aceptamos tu Voluntad, y junto a Ella, los designios de la naturaleza.

Te ofrecemos nuestro dolor por (nombre del bebé) y por todo los niños no nacidos, pero que viven en Ti eternamente.

Acompánanos en la espera, hasta que llegue el momento del abrazo eterno que, nos daremos los tres, al reencontrarnos en el Cielo.”

Y a modo de ofrenda por nuestro querido hijo, te ofrecemos 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 1 Gloria.

Amén.

 

P.D. En los comentarios, pueden agregar sus nombres y el de su hijo, como modo de agregarlos a la oración o bien, compartir su historia de vida. Y todo lo que creas puede ayudar con palabras de esperanzas a otros padres que están atravesando situaciones similares.

También puedes dejar tu dirección de email si lo deseas y regresar a rezar la oración toda las veces que quieras. Y, si quieres que tus amigos te acompañen rezando esta oración compártela en tu facebook e invítalos a orar.