Seleccionar página

Ofrecer lo de todo los días a Dios
es un buen remedio contra la
enfermedad del aburrimiento.
Pablo Córdoba.
Quiero conocer el libro que habla sobre esto.