Lo siguiente es un estracto del
libro-digital: “Cómo resolver tus problemas de pareja”

¿Es lo mismo casarse que irse a convivir juntos?

-En mi tiempo se llamaba concubinato. De todos modos es lo mismo: un hombre y una mujer que
conviven maritalmente sin estar casados. Sin el vínculo matrimonial que los comprometa de por vida y en forma exclusiva. Sencillamente por que ellos así lo han decidido.

–Para eso son libres -refuté con tono molesto.

Él continuó con su explicación diciendo:

–Muchos lo hacen porque están en desacuerdo con la forma. Rechazan la intervención en su pareja tanto de la Iglesia como del Estado, porque la consideran un asunto estrictamente privado.

–Y lo es -respondí algo ofuscado.

–Otros deciden no casarse por que no quieren quedar “atados”. Saben que si no hay vínculo tampoco hay derechos ni obligaciones. Y ante un compromiso en serio prefieren la convivencia. Generalmente…. eh…

–Las uniones de hecho –acoté.

–…no se presentan con un cierto proyecto de vida. Aunque en la mayoría de los casos nunca descartan que algún día “formalizarán”. Cuestión que ocurre pocas veces, porque desde un comienzo convierten al concubinato en un fin en sí mismo y le dan un plazo de finalización temporal y prolongable.

–En la mayoría de los casos –interrumpí–, la convivencia está justificada.

–Por excusas: “queremos que lo nuestro sea amor puro, que no se pierda el enamoramiento”. “Queremos proteger al amor del formalismo” “Defenderlo del compromiso que lo ahogan y le quitan espontaneidad”, y tantas otras cosas que dicen, quienes se dicen defensores del amor y del matrimonio, tomando esta decisión anti matrimonial.

–Me parece que está exagerando un poco. Si en el fondo es lo mismo: dos personas que se aman y forman un matrimonio… –le dije para convencerlo de aquello que yo estaba convencido: que es lo mismo convivir en pareja que vivir en matrimonio.

Para reflexionar:

¿Tú también estás convencido de que la formalidad quita espontaneidad; que lo importante es el contenido, no el envase; que lo único que vale es lo que uno siente; que da lo mismo juntarse que casarse; y que el compromiso anula el sentimiento?

¿Tú también estás convencido de que el vínculo que une al hombre con su perro, a la viuda con su gata, a los homosexuales y a las ***, es tan sólido como el vínculo entre los esposos?

¿Tú también estás convencido de que el matrimonio debe desaparecer?

 

Lee el comentario de César. Vale la pena.