Seleccionar página

Nota:
Recibí estas palabras de una joven de 18 años y, me pareció tan importante que decidí darle el valor de un post.
Tiene la frescura y la franqueza propia de quien comienza a dar sus primeros pasos en la vida de adulta y la valentía suficiente para decir su opinión sabiendo que va en contra de la corriente.
Espero sepan valorarlo, Pablo Córdoba.

NO CAIGAN EN ESE ERROR.
Soy una chica estudiante de 18 años. Me atrevo a dar mi opinión porque me veo reflejada en esa joven que piensa que tener sexo es lo máximo.
Lo digo porque antes yo también pensaba así sin importar lo que todos me decían. hoy siento mi vida mas vacía que nunca y quisiera contar mi experiencia para que sirva de gran aporte a todas aquellas personas que piensen de tal forma.
Yo era una niña adorable. Era la mejor chica en el colegio, en el grupo familiar y de amigos mi vida era perfecta jamás me había enamorado y era muy inocente.
Lo peor de mi vida llego cuando me enamore de un hombre que solo jugo con mis sentimientos. Al conocerlo poco a poco él me hizo creer que tener sexo era lo más ideal y que sería el comienzo de un amor para siempre.
Sucedió que mi inocencia no me dejó ver mas allá del daño que podría causarme, por primera vez hice el amor pero no fue tan maravilloso porque sencillamente se necesita de mucha preparación y madurez para asumir tener relaciones.
Tener sexo, es maravilloso cuando se hace entre dos personas que se aman de verdad y están unidos ante la voluntad de dios tener sexo es tener responsabilidad y saber que no se hace por placer sino por amor.
La primera vez que tuve sexo yo lo hacía por amor pero mi pareja lo hacia por placer y que triste fue darme cuenta que desperdicie lo mejor de mi por el simple de hecho de no actuar con madurez y dejarme creer que el sexo era lo mejor de la vida.
De verdad les digo no caigan en este error y cuando se entreguen a alguien que sea por amor y con responsabilidad y sentido de madurez para que no sufran ni se sientan decepcionados así como me siento yo hoy, porque es un dolor que no se borra nunca.
Que dios los bendiga.