Seleccionar página

Amigos de pablocordoba.com:
Hace un tiempo atras, me sucedió algo que me causó muchisima tristeza y asombro, cuando por casualidad ingresé a un negocio de mi pequeña ciudad a comprar un CD el cual queria escuchar. El dueño del negocio me comentó que habia estado mi ansiano abuelo charlando con él.- En ese momento recordé, cuando era niño, que unidos estabamos, eramos los mejores amigos que podian existir en la tierra, lo veía como un hombre enorme, grandote, imposible de alcanzar, con una voz entremezclada en grave y dulzura a la vez, con toda la paciencia que solo un abuelo puede lograr y si pasaba un día sin verlo me parecia una eternidad. Ahora ya soy un joven adulto, con mis cosas de todos los días, pasan dias que ni lo veo, mi abuelo ya no es tan enorme, su amada compañera ya no está y le ha quedado vacío su hogar y yo ni siquiera me hago un tiempo para acompañarlo ¡que egoista! tanto amor que me dio cuando era niño.- El dueño del negocio me comentó que él le dijo:»Hablo con mi mujer todas las noches antes de dormirme, estoy preparado para cuando el Señor nos vuelva a unir». Se me llenaron los ojos de lágrimas y un nudo en la garganta que no me dejaba respirar, salí rapidamente del negocio y sin dudarlo fui a visitar a mi querido amigo, mi abuelo,que se encontraba leyendo en su solitaria morada como todos los días, desde ese momento no he dejado de contemplarlo un solo día, de charlar como lo haciamos antes y sentir la presencia de Dios en la unión de dos amigos.- Aprendí que por mas vertiginoso sea el ritmo que nos impone la sociedad, sobre todo a los jovenes, es bueno detenerse un momento y hacer una mirada a la vida, y disfrutar de aquello que Dios nos regaló.-
Nombre: Bochi