Seleccionar página

No hay como una buena sonrisa para
empezar con buen ánimo la jornada.
¡Sonríe! Y a trabajar entusiasmado.
Pablo Córdoba.
Deja algún comentario, será bienvenido.